El Arbol

                    En la cumbre de una montaña,
                    único dueño y señor del paisaje
                    vivía un bello árbol.

                    Su tronco, cenizas de siglos,
                    señalaba erguido al cielo,
                    mientras sus raíces sobresalían de la tierra
                    como si se hubiesen puesto de puntillas,
                    para mejor alcanzarle.

                    Sus hojas, verde sobre verde,
                    teñidas de amor solitario,
                    se abrían a los festines de amor
                    de los pájaros.

                    Él recogía las gotas de rocío
                    para que el sol, en su despertar,
                    encontrase múltiples espejos donde mirarse.

                    Él prestaba sus ramas al viento,
                    para que hilvanase las palabras
                    con las que mandar mensajes al Universo.

                    Con la luna jugaba,
                    sombra y plata,
                    engalanando el ocre-pardo de la montaña.

                    A la luz de las estrellas
                    le gustaba soñar.
                    ¡Una vez fue cruz!,
                    y al amanecer, ya no tenía ramas.

                    ¿Otra vez fue hombre!
                    Pero la raíz, el tronco,
                    al árbol, con hojas y ramas
                    le dio una ambigüedad
                    que hizo aumentar su amor...
                    al tiempo que su amor dificultaba.

                    Otro día... pero ¡Ay! que no soñaba,
                    algo que no era amor
                    en las cercanas tierras brillaba,
                    reflejando, pero con rabia,
                    los mil colores de la montaña.

                    ¡Eran hachas homicidas
                    por hombres homicidas enarboladas!
                    que cumplían el mensaje de Caín
                    como vulgares alimañas.

                    Huyeron los pájaros.
                    El viento se escondió.
                    El sol quiso ocultarse tras las nubes
                    y las nubes tras el sol.
                    Sólo el árbol-amor comprendió
                    que su sueño de cruz se cumplió.

                    Dio con más fuerza savia a sus ramas
                    y a sus hojas con el más puro verde vistió.
                    Se irguió aún más sobre sus raíces,
                    miró al cielo...
                   y abatido la tierra besó.

                                                                                         Enrique Núñez


Regresa a la página principal. OK