El Circo

Jamás, nunca, ni en ningún otro sitio,
se embriaga al dolor, como en el circo.
Jamás, nunca, ni en ningún otro lugar,
ábrase camino a la risa, maltratando un animal.

El entusiasmo, y sonrisa de los niños,
vierte azufre y sal, sobre los inocentes cautivos.
Los aplausos, y alegres carcajadas ˇIgnorante paladar,
marca surcos sobre heridas. ¡Soberbia del domador                                                                              [criminal!

Se maquilla de polvos blancos, al elefante.
Se pinta de carmín, los labios del macaco.
Se disfraza de Cardenal, al sufrido asno,
y a los inteligentes perros, de leguleyo pedante.

Todo es mentira, en el gran circo.
Todo es blasfemia, bajo la carpa del circo.
Todo es infame depredación, en el circo.
Todo es humillación, para los animales del circo.

Focos y bambalinas, disimulan el dolor animal,
que cautivo entre rejas infamantes, no puede olvidar,
ni quiere, su derecho a la libertad.
¿Quién es en el circo, el feroz animal?

                                                                                    Enrique Núñez


Regresa a la página principal. OK