Lucero Negro

        Nuestras citas eran las noches sin luna,
        en las que yo esperaba impaciente nuestro encuentro.
        Me gritabas en silencio. ¡Ven Lucero Negro!,
        y yo sabía que eras mi junco moreno.

        Nuestro juego era un rojo trapo viejo,
        que yo debía acariciar con mis cuernos,
        y me ponía en los pitones terciopelo,
        no fuese a herirte sin quererlo.

        Nuestro secreto era burlar a los ganaderos,
        que no querían que amigos nos hicíesemos
        ...hasta que un día, viniste con ellos
        y señalándome dijiste: "Ese, el Lucero Negro".

        Nuestro último encuentro fue entre gritos funestos,
        en Plaza extraña y yo casi ciego...
        Me habían maltratado y estaba sin aliento,
        pero aún seguía buscándote, mi junco moreno.

        Nuestra miradas por fin se encontraron. ¡Estabas                                                                        [espléndido!
        y en la mano llevabas el rojo trapo viejo.
        Soñando caricias, iba con amor a tu encuentro,
        cuando me mató... el asesino brillo del acero.

                                                                                                           Enrique Núñez


Regresa  a la página principal. OK